Este sitio web utiliza cookies. Al seguir navegando, acepta nuestra política de privacidad.

Más información Acepto

Este contenido solo está en inglés.

Volver al índice

Historia de la Marca 02Desarrollo y éxito de la fuente original

Scroll

Una empresa de ventas americana pidió la producción de
un producto totalmente nuevo para Brother

"Quiero que haga este producto, que puede tener un valor potencialmente alto en el mercado." En 1956, Max Hugel, el presidente de Brother International Corporation de Estados Unidos pidió a Masayoshi que produjera máquinas de escribir portátiles.

En esta época, las máquinas de escribir eran esenciales en las oficinas de América. Los americanos usaban solamente máquinas de escribir portátiles importadas de Europa. En 1958, siguiendo el deseo de Hugel, Masayoshi decidió desarrollar las máquinas de escribir portátiles, para tener presencia en este mercado.

La máquina de escribir portátil era un producto totalmente nuevo para Brother. Aún así, se requería una calidad superior a la de los productos anteriores. El departamento de tecnología estableció el equipo del proyecto, e investigó los productos de otras empresas americanas y europeas. Como resultado, se descubrió que no es difícil fabricar la máquina de escribir, si se aplica la tecnología de fabricación de máquinas de coser y la tecnología del proceso de presión adquirida en el desarrollo de máquinas de tejer. Sin embargo, la fabricación de las "fuentes" presentó un desafío.

Grandes desafíos en el camino hacia el éxito de
la primera máquina de escribir de Brother

Las fuentes atractivas definen la calidad de una máquina de escribir. Para fabricar las fuentes, se necesitan partes muy precisas, algunas de solo 0,04 mm. Aunque ya existían empresas especializadas en la fabricación de fuentes en Europa, Masayoshi decidió hacerlas en Brother. Los técnicos inventaron una máquina llamada "prensa de acuñación" e investigaron sobre la fabricación de fuentes. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos, no pudieron fabricar fuentes con bordes finos.

Un día, Jitsuichi, el vicepresidente, se inspiró en un dulce tradicional japonés llamado "hinamochi". Para hacerlo, se necesitaba mezclar bien el polvo de arroz con agua, y se daba forma a la mezcla en una caja de madera. La mezcla no alcanzaba todos los rincones de la caja solo con la fuerza, para conseguirlo, se necesitaba aplicar presión con las manos.
Aplicando el método de hacer hinamochi para el proceso de fabricación, se logró hacer las fuentes con bordes afilados. En mayo de 1961, tras una serie de esfuerzos, se completó "JP1", la primera máquina de escribir portátil de Brother que presumía de tener fuentes insuperables.

Prensa de acuñación y moldes de fuentes
Prensa de acuñación y moldes de fuentes
Prensa de acuñación y moldes de fuentes

Prensa de acuñación y moldes de fuentes

Establecer la imagen de Brother como fabricante de equipos ofimáticos,
y aceleración del crecimiento hacia el mercado extranjero

La máquina de escribir portátil "JP1" de Brother se vendió por 50 dólares, mientras que los productos americanos con la misma capacidad valían 70 dólares. Cuando se lanzó el producto en América, ganó rápidamente buena reputación, y llegaron muchos pedidos.

Tras el gran éxito en América, "JP1" se exportó a Europa, en donde se estableció la imagen de Brother como fabricante de equipos ofimáticos.

Diez años más tarde después del lanzamiento, se fabricaron nuevas versiones de máquinas de escribir de Brother en 20 idiomas, y fueron exportadas a más de 100 países.
Además, el cambio de máquinas de escribir estándard a electrónica hizo posible cambiar las fuentes y Brother proporcionó muchas variedades de fuentes.
Brother logró ocupar un puesto estable en la industria de máquinas de escribir. A lo largo del tiempo, las máquinas de escribir dieron paso a los procesadores de texto y las impresoras, y en marzo de 2016 la producción de las máquinas de escribir se descontinuó.

Máquina de escribir de Brother en exhibición en Francia

Máquina de escribir de Brother en exhibición en Francia

De las máquinas de escribir a las impresoras...
Continuando nuestros esfuerzos hacia el texto impreso

Numerosas fuentes desarrolladas por Brother para las máquinas de escribir volvieron a utilizarse en nuevos productos de Brother.

En 1987, se lanzó la primera impresora láser de Brother "HL-8". Recibió una muy buena acogida en el mercado, y ganó el premio "Editor's Choice" de la revista "PC Magazine". Las fuentes de texto instaladas en este producto originalmente se habían desarrollado para las máquinas de escribir, y fueron rediseñadas para las impresoras láser.

En esa época, la información de las fuentes se enviaba desde el ordenador a la impresora. Debido a que todos los datos de las fuentes se procesaban en las impresoras, los datos de diferentes fuentes estaban ya instalados en ellas.

Impresoras de etiquetas, máquinas de coser, karaoke…
Las fuentes de Brother sigue viviendo en diferentes productos

Brother desarrolló no solamente las fuentes del alfabeto, sino también las letras japonesas que abarcan aproximadamente 8.000 caracteres. Las fuentes se utilizaron para impresoras de etiquetas, máquinas de coser para el bordado, etc.

Las fuentes originales también se utilizaron para mostrar las letras en "JOYSOUND", el sistema online de karaoke lanzado en 1992. Además, las fuentes de contorno se han utilizado para "JOYSOUND f1" lanzado en 2012, logrando mostrar las letras claras en las pantallas grandes. También se están utilizando las fuentes en la interfaz de usuario, como pantallas de operación de máquinas de coser, etc.

Las fuentes originales para las máquinas de escribir desarrolladas en Brother todavía se están utilizando en diferentes productos, aunque las máquinas de escribir se encuentren ya descatalogadas.

Compartir esta página